Cómo ahorrar en la factura de la luz: tarifas, bombillas y electrodomésticos

10 Consejos para ahorrar en la próxima factura de la luz

Hay pequeñas acciones que pueden conseguir hasta 400 euros de ahorro al año en la factura de la luz. Muchas de ellas son tan sencillas que terminan realizándose con la más absoluta naturalidad como, por ejemplo, apostar por electrodomésticos eficientes o controlar la temperatura del hogar.

Consejo 1: Cambiar los electrodomésticos a etiqueta energética A

No todos los electrodomésticos consumen lo mismo, la etiqueta energética los categoriza en función de su eficiencia y consumo: de la A a la G. Siendo los de la categoría A los más eficientes y los de la G, los menos.

Por esto mismo, se recomienda siempre apostar por los aparatos que mejor clasificados estén, aunque esto suponga un mayor coste de adquisición. Sin embargo, a la larga supondrán un ahorro mensual, ya que su consumo de luz es menor.

Consejo 2: Evitar el consumo fantasma

De acuerdo con el Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE), en España se consumen unos 3000 kWh de electricidad al año por hogar, y entre el 7 y el 11 % corresponde a lo que se conoce como consumo fantasma. Es decir, todos aquellos aparatos que no están del todo apagados, sino que están en reposo o ‘stand by’.

Ese piloto rojo del televisor o el reloj del microondas, tienen un impacto directo en la factura eléctrica anual de hasta más de 50 euros. Lo más recomendable es apagarlos completamente, o desenchufarlos cuando sea posible.

Consejo 3: Cambiar las bombillas halógenas por LED

Además de apagar la luz en las habitaciones que estén vacías y cuando se sale de las mismas, otra opción económica es apostar por las bombillas de bajo consumo LED, que son un 80 % más eficientes.

Mientras que las bombillas halógenas transmiten más calor que luz, por cada sustitución que se hace por LED se llega a ahorrar de 115 a 120 euros.

Consejo 4: Contratar la tarifa y potencia ideales

Una de las acciones más recomendadas es revisar el contrato de luz y fijarse en el precio del kilovatio-hora y la potencia contratada. En el primer caso es evidente, cuanta más consciencia se tenga del tipo de tarifa y de los hábitos de consumo de cada uno, mayor ahorro se obtendrá.

Por ejemplo, si se tiene contratada una tarifa con discriminación horaria, habrá que controlar el consumo ajustándolo a las horas más baratas.

En el otro lado, estaría la potencia contratada, responsable de cuántos electrodomésticos pueden funcionar a la vez. Es un gasto fijo, y si no está bien ajustada puede suponer un coste innecesario en la factura de la luz.

Consejo 5: Hacer un uso eficiente de la luz natural

Quizás es un consejo muy obvio, pero la luz natural es capaz de iluminar y calentar la vivienda gratuitamente. Es decir, si hay suficiente luz natural, no hay necesidad de encender las luces. En especial cuando se teletrabaja desde casa, lo mejor es escoger la habitación con mayor iluminación.

Consejo 6: Utilizar apps de consumo energético

Las nuevas tecnologías permiten hacer de la casa un entorno más inteligente, desde conocer el volumen de consumo de luz en cada momento, hasta identificar las horas más baratas si se tiene una tarifa con discriminación horaria.

Muchas de las comercializadoras de luz tienen su propia aplicación con diferentes interfaces y secciones, pero en general, en todas ellas el usuario puede comprobar el historial del consumo eléctrico y el momento de mayor uso, así como las facturas.

Asimismo, aplicaciones como ‘Luz+Precio’ o ‘Boltio’ muestran el precio diario de la luz y las mejores horas para el consumo. Ideales para aquellos usuarios con discriminación horaria. Otras, mediante un cuestionario previo, determinan los puntos débiles del aislamiento de la vivienda o los aparatos que pueden estar contribuyendo al consumo fantasma.

Consejo 7: Mantener la temperatura adecuada

Tanto la calefacción como el aire acondicionado suelen ser la causa del aumento en la factura de la luz. Para evitar esto, lo mejor es mantener una temperatura constante, ya que de acuerdo con IDAE una variación de 1º C aumenta el gasto hasta un 7 %.

En invierno la temperatura ideal para mantener la vivienda caliente es de 19 – 21º C. Mientras que en verano es de 25 – 27 º C.

Otra opción es la instalación de termostatos inteligentes para controlar la temperatura del hogar de manera automática.

Consejo 8: Hacer revisiones periódicas de la caldera

La mayoría de las calderas de gas domésticas requieren de una revisión obligatoria cada dos años para confirmar su buen funcionamiento. También, se verifica que, su eficiencia energética y las emisiones de gases sean las correctas. De esta forma, se puede garantizar el ahorro en el sistema y evitar posibles averías.

Consejo 9: Evitar cubrir los radiadores

El consumo de los radiadores puede aumentar si se emplean como repisas o secadores de ropa. Cualquier objeto que cubra el radiador puede obstruirlo y dificultar la salida del aire.

Consejo 10: Apostar por las placas fotovoltaicas

La instalación de paneles solares en la vivienda puede suponer un ahorro de entre el 40 – 60 % en la factura de la luz, unos 700 euros anuales. Los paneles solares generan energía limpia y eficiente que puede cubrir el consumo de electrodomésticos como el frigorífico, el horno o incluso la calefacción.

Además, si en el autoconsumo solar se opta por la compensación con excedentes, toda la energía que generen las placas, pero que no se consuma, se verterá al sistema eléctrico y la comercializadora compensará esa cantidad en la factura de la luz, mediante un descuento.


1 mes gratis de luz

¿Tienes alguna duda? Acude a nuestro Buzón del Experto y estaremos encantados de responderte.